3 sept. 2011

EL MAR, AGUA QUE DIBUJA EL MOVIMIENTO

Salí por la zona del Cabo Peñas en Asturias a afotar el mar Cantábrico, ese mar que a veces es plácido y tranquilo y en ocasiones se vuelve bravo y feroz, ese mar que en otro tiempo tantos quebraderos de cabeza dió a los pescadores.

La zona elegida era Verdicio, una pequeña población costera con tres playas perfectamente definidas y donde, dependiendo del día, te puedes encontrar luces tamizadas y efectos de seda en el agua, que, unidos a esos cielos grises plomizos, dan un resultado agradable a la vista.

Espero que os guste.

Saludos









 


No hay comentarios:

Publicar un comentario